Mi disco duro es más grande que el tuyo.

El otro día, hablando con un amigo sobre cine, me pidió que le prestase el DVD de “Das Boot”, un clásico del cine bélico claustrofóbico; una de submarinos. Amable de mí, accedí, sin recordar bien dónde tenía el título en cuestión. Tras buscar en mi catálogo de casa infructuosamente, bajé al trastero. En mi exploración acabé encontrando unas mancuernas que me vinieron de miedo, pero de la película, nada de nada.

Como soy un tipo obstinado y ante la falta de oferta de compra o alquiler online de la misma, acabé sucumbiendo ante las ya decadentes redes P2P. Entre el escaso repertorio y la incertidumbre del resultado final de mi búsqueda, opté por descargar varios archivos del mismo título. Uno acabo siendo una película porno (un clásico de los fakes), otro un archivo corrupto, y otro, una versión de ínfima calidad de audio y video. Un desastre.

En la misma línea, y también charlando con otro amigo sobre el futuro de la música, me espetaba: -“ Es que yo tengo un archivo musical de casi un Terabyte”-. Impresionante. Impresionante tostón.

El sentido de la propiedad de soportes físicos de cine, música, etc, aparte de ser eco romántico de nuestra adolescencia, tiene sus días contados .

De la misma manera que diarios y medios de comunicación escritos tienden a desaparecer tal y cómo los concebimos hoy, o existirán en pequeñas tiradas para coleccionistas, DVDs, CDs e incluso el último en llegar, el Bluray, tienen caducidad de cercana fecha de fin.

¿Cuál es por lo tanto la alternativa? Una oferta musical y cinematográfica universal y online, a un precio justo. Esas son las claves del éxito y las opciones reales contra la piratería.

En ésta línea, Netflix, el principal videoclub online, nº1 en EEUU, parece que pospone indefinidamente su desembarco en Europa. Sin duda otros intentarán ocupar el hueco que deja hasta esa fecha. Alternativas como Wuaki, Filmin, Yomvi, y los videoclubs online de operadoras, así cómo Microsoft y Sony, con su oferta vía Xbox live y Playstation Network, aprietan fuerte.

Por lo tanto, no debemos tener miedo. Todo lo contrario. Ya no seremos poseedores de algunos títulos de música o de cine, tendremos a nuestra disposición todo el catálogo de cine o música jamás editado. Toda la historia de la industria en nuestro bolsillo. Sobran las palabras.

El streaming es la alternativa. El almacenamiento en la nube la tendencia, y la posesión física, puro recuerdo. Sólo esperemos que nadie, en un descuido fatal, apague el interruptor de la red de redes. No resultaría nada motivante la idea del regreso al VHS, rebobinar las cintas de cassette con un boli Bic y bailar al ritmo de “U can´t touch this” de Mc Hammer.

Anuncios

¿Inversión publicitaria en 2.014? Encefalograma plano, pero vivos

Éste año he tenido el enorme orgullo y placer de participar como jurado de los premios Inspirational de publicidad digital del IAB. Ha sido una oportunidad maravillosa de ver la gran calidad de las propuestas de nuestras agencias creativas, muchas de ellas referentes a nivel mundial.

En el mismo foro, se nos invitó a participar como jurado de los nuevos talentos. Seis candidaturas universitarias, que compartiendo brief, elaboraban un plan de comunicación en 24h.
Los estudiantes ya no distinguen entre medios. No diferencian on de off y si se tienen que decantar por algún medio, seguro será el online.
Nuestro entorno digital es extremadamente talentoso. Tenemos todas las armas para estar en la vanguardia mundial, sólo nos falta la pasta. Toca pues, apretar los dientes y cruzar los dedos.
Cerramos ya el 2.013, pasamos página. Ha sido un año duro en lo que respecta a la publicidad digital. Se ha tenido que pelear el doble por conseguir la misma inversión. La crisis no tiene aliados. Uno de los principales termómetros económicos es la inversión en medios publicitarios, es lógico por lo tanto, que nos haya tocado sufrir.
¿Y en 2.014, qué? Pues como dice aquel, “no news, good news”. Todo indica que el panorama de inversión publicitaria en España va a continuar estable.
¿Pero estable significa no crecer?
En un momento en el que todos los indicadores bajan, nuestro poder de consumo disminuye y nuestra capacidad crediticia es cero, permanecer estables directamente implica crecimiento. La línea recta publicitaria, cuando el mercado decrece, es un claro incremento.
En 2.014 nos tocará luchar por mantener nuestros presupuestos. Mantener la inversión con respecto a 2.013 va a ser, sin duda, un éxito.
Pero debemos manter la esperanza. Los anunciantes tienen ganas, por no decir necesidad, de lanzar propuestas de valor, de arriesgarse. Las agencias, tanto de publicidad como de medios, están cargadas de gente talentosa y con ganas de trabajar. El medio online es el oxigeno de la publicidad. Por lo tanto, tomemos una fuerte bocanada, y a por ellos!
Buena suerte!

ch-ch-ch-changes!

Instrucciones de uso para la lectura de éste post:

1) darle al play

2) Ajustar volumen según deseo y leer.

Hace algo mas de tres años y medio, casi a las puertas del verano, decidí dar un salto determinante en mi carrera laboral. Pasé de Antena3, a fichar por Softonic, una compañía española de internet que destacaba por ser líder en los principales medidores de audiencia online. Una empresa catalana, con nombre de refresco gaseoso y ubicada en un pueblo perdido del Vallés Occidental, que se dedicaba a la distribución y venta de software online. El proyecto era apasionante: crear una delegación comercial en Madrid, orientada a agencias de medios, y ofrecer ese soporte como plataforma publicitaria para anunciantes. Todo un reto.

Y ésta empresa crecía y crecía. Crecía en reach, en talento, en gestión..

Durante los años que he estado en Softonic, la compañía ha sido nombrada Best place to work en su categoría durante tres años consecutivos, su presidente y fundador Tomás Diago, nombrado joven empresario del año, su CEO Emilio Moreno, directivo del año, y así sucesivamente.

¿Cual es el secreto de ésta compañía? Hacer real lo que para otras es sólo un hito utópico: Hacer del trabajador el actor principal. Involucrar al empleado como parte del crecimiento y éxitos de la misma. Y vaya si lo han conseguido. Softonic tiene hoy casi 100 millones de usuarios únicos, es la mayor plataforma de descarga de software a nivel mundial, y está entre los 40 sites más visitados del planeta según Alexa.

Hace unos días que dejé ésta empresa, y me voy con el mejor sabor de boca del mundo. Allá dejo un grupo de amigos con los que sé que puedo contar y viceversa. ¡Mil gracias Softonic!

Pero es verano, y en verano la sangre hierve, así que me embarco en un nuevo proyecto al que no podía decir no. En ésta nueva aventura se conjugan mis dos mayores pasiones, internet y la publicidad con mi amor por la música. La combinación de éstos factores hacen que la apuesta sea fascinante.

Spotify es una compañía Sueca basada en Estocolmo, cuyo negocio gira en torno a la escucha gratuita vía streaming de un amplísimo portfolio musical. Dispone también de dos opciones de pago, aquella que posibilita la escucha ilimitada y sin cortes publicitarios en su formato unlimited, o la experiencia Premium, que permite modo offline y multidispositivo.

Spotify acaba de desembarcar en los EEUU, está presente en ocho países y se preveen otros 8 nuevos desembarcos de manera inminente. El potencial de crecimiento de ésta empresa es simplemente escalofriante. En muy poco tiempo Spotify se ha erigido como reproductor musical de usuarios de medio mundo y la alternativa real a la piratería.

Pasamos del vinilo al cassette, del cassette al CD, del CD al mp3, y del mp3 a Spotify.

…Spotify es la música del Siglo XXI !!

david.ortega@spotify.com

¿ Dónde está la iniciativa online ?

En los últimos meses, he asistido a diversos foros, ponencias y festivales del universo online en España. De todos ellos salí con el mismo sentimiento de frustración: me podía haber quedado en casa. Siento que no he escuchado nada nuevo.
Ya son contadas las ocasiones en las que asistimos a discursos realmente enriquecedores.
Esto me inquieta, porque ¿Acaso no es Internet la vanguardia de la comunicación mundial? ¿No se supone que es la gente de nuestro sector la que lidera la revolución digital?

Pienso que vivimos a rebufo de las corrientes y tendencias provenientes de EE.UU, Reino Unido o Alemania. Es innegable que éstos países están muy por delante de nosotros en la creación de contenido, tendencias y uso de Internet, pero
¿Es que no hay nada nuevo en el panorama online español?

Por supuesto que si. Las nuevas generaciones, nuevas empresas, están repletas de gente con talento, gente que tiene muchas cosas que decir. Pero al final, en este tipo de eventos, solo se les da la palabra a los mismos 4 de siempre. Las vacas sagradas de las agencias, CEOs de compañías multinacionales, etc.
No pongo en duda las altas cualificaciones de estos profesionales…pero parece que no se quieren mojar.
Parecen tener miedo a decir algo nuevo. Ya sea por no posicionarse de manera diferente a sus compañías, por miedo a la opinión del sector…pero el caso es que todo lo que oímos parece ser ya escuchado anteriormente.

Y nuestro sector necesita debate. ¿ Cómo puede ser que se produzcan opiniones homogéneas en un sector dónde lo que va a suceder a un mes vista es desconocido?
Necesitamos a gente que se tire a la piscina. Que arriesgue, que se moje, que provoque la reflexión.

Dónde sí se está moviendo la cosa, dónde verdaderamente surgen opiniones sin pelos en la lengua es en las redes sociales y blogs.
Es ahí dónde se puede encontrar debate, movimiento. Veo cómo se impone el uso de twitter y me encanta ésta herramienta en su vertiente profesional. Escuchamos a profesionales del sector opinando, jugando, citando…

Éste debate permanente es el motor de Internet. La gasolina para seguir trabajando en la dirección correcta y con la dosis de motivación adecuada.

Internet es descaro, es vanguardia. Si hiciésemos un símil musical, seríamos el rock n´roll en la década de los 60. ¡Escuchemos pues a los músicos! Me aburro de oir el discurso inmovilista de directores musicales, y managers de compañías discográficas.

Saquemos de las redes a la gente que genera opinión real y demos la palabra pues, a los que queremos escuchar, a los que están tirando del carro de Internet (a propulsión atómica eso sí).

Si esto sucediese, la próxima vez que asistamos a una convención, seguro que no nos vamos con la sensación de haber malgastado tiempo, sino de haber sido parte activa de lo que se está cociendo en la red, que indudablemente, no es poco.

For those about to blog, we salute you!

David Ortega

La implicación de los soportes online

El panorama online es un escenario cambiante y, si eso es algo obvio, lo que no sabemos ni sabremos nunca es cuándo y a que ritmo se producirán esos cambios.

Hace apenas un año, sólo se hablaba de Myspace. Hoy se ha vuelto tan común que podría resultar desfasado, pasado de moda. Los que ayer eran vanguardia, hoy son auténticos tiranosaurios de Internet. Otro ejemplo de la increíble transformación y velocidad de cambio del panorama online es facebook. Lo fascinante es que éste cambio implica directamente a nuestras relaciones sociales cotidianas. La gente ya no te pide el e-mail o número de teléfono, simplemente te pregunta “¿estás en facebook?”.

¿Cuál será el fenómeno que revolucione el universo online, el fenómeno que haga cambiar nuestras vidas en 2010? No tenemos respuesta para ésta pregunta, y eso es aterrador y excitante a la vez. Es lo que hace que todos los que vivimos del universo de Internet sintamos una gran pasión por nuestro entorno.

Extrapolando esta velocidad de crecimiento y de tendencias al panorama publicitario en Internet nos encontraríamos con la misma disyuntiva. ¿Qué formatos serán los que funcionen, cuál será la realidad publicitaria en un año? El futuro de la publicidad en Internet lo estamos empezando a construir ahora; no sabemos hacia dónde nos dirigiremos.

La lógica apunta a la hiper segmentación y a la publicidad personal. Ofrecer a cada usuario lo que necesita en cada momento, anticiparnos a sus deseos. Las herramientas de behavioral targeting y las técnicas de optimización de campañas tendrán un papel relevante en el futuro de la publicidad online.

Asistimos a una rapidísima implantación de los formatos rich media y del video online. La tendencia nos está llevando a un formato mucho más audiovisual. La convergencia de Internet, televisión y dispositivos portátiles es innegable e imparable. Creo que todos esperamos ansiosos a que en el mando a distancia del televisor de mañana, encontremos el botón de “Explorer”. Esto sucederá y tampoco sabemos cuando.

La única realidad actual y futura de la publicidad en este sector seguirá siendo la búsqueda de resultados. Independientemente de formatos, plataformas, independientemente del escenario, lo que el anunciante espera obtener de su campaña es retorno. Hoy en día sabemos que el único medio publicitario que puede ofrecer al anunciante la posibilidad de conocer de la manera más fiable y completa el retorno de su inversión es Internet. El anunciante puede llegar a conocer exactamente cuánto le cuesta el impacto sobre cada usuario, y cuánto le costará que ese impacto se traduzca en resultados.

En este contexto, el futuro de la publicidad y su éxito en Internet pasará por la comunicación e implicación en cada campaña tanto del anunciante, la agencia de publicidad, la agencia de medios como del soporte. En mi opinión sigue siendo la asignatura pendiente de la publicidad en Internet.

Agencias, anunciantes y soportes debemos aunar nuestros esfuerzos en la búsqueda del éxito de una campaña. Con la conjunción de éstos factores y el trabajo en equipo en esta dirección, es muy probable que la campaña sea exitosa. Los soportes, en este caso, tenemos la obligación de implicar al anunciante en el proceso publicitario, que conozca qué se hace y cómo se hacen las cosas en cada momento. El feedback directo del anunciante nos ayuda a optimizar nuestro trabajo.

Otro de los puntos clave del futuro de la publicidad es la uniformidad de formatos en el escenario online. El usuario debe percibir la publicidad como algo lógico, y para esto tenemos que trabajar todos con las mismas reglas. En el pasado nos hemos encontrado con una especie de “todo vale” publicitario, que ha perjudicado a todos los que vivimos de este apasionante sector. El usuario debe mandar en su navegación, los formatos publicitarios no pueden ser un obstáculo en la navegación del usuario, sino un complemento de la propia web.

La tendencia es la integración de las campañas en el contenido, pero como una herramienta que aporte valor añadido. Si podemos ofrecer al usuario algo que colme sus necesidades y además conseguimos hacerlo a través de una marca, habremos conseguido un doble objetivo, la satisfacción del usuario y el éxito de la campaña publicitaria.

El futuro de la publicidad online pasa por la profesionalización de todos los procesos. El imparable ritmo de crecimiento de Internet demandará de mayores recursos, mayor implicación, que redundará en beneficio para el sector.

Vamos por el buen camino, aunque el rumbo sea desconocido en el soporte de comunicación más imprevisible del mercado.

David Ortega

Media Sales Manager de Softonic

david.ortega@softonic.com

articulo para la revista Interactiva de Junio 09